Historias Inéditas… “Lienzos soñados”

Ella nunca se atrevió a soñar, su vida no le había permitido ese tipo de lujos. Desde que tenía uso de razón se había dedicado en cuerpo y alma a cuidar de su hermano, aquel que nació justo después que ella pero no con su misma suerte, aquel que sentía la culpa del fallecimiento de su madre porque ni siquiera supo venir al mundo…porque aquel día su madre perdió la vida y su hermano muchas oportunidades….

Su padre nunca les explicó la causa de la muerte de mamá, al igual que tampoco les permitió celebrar su cumpleaños ya que era el día que lo recordaba todo, el día en que más lágrimas corrían por sus mejillas.

Sólo pudo resistir doce años la perdida de su amada, parecía que así lo hubiera decidido. Cuando Liz fuera lo bastante mayor como para mover y cuidar de su hermano, él se marcharía junto a su su esposa. Y así lo hizo… 

Ellos quedaron solos, aún más solos de lo que siempre habían estado…en aquella casa de campo a kilómetros de un pequeño pueblo que únicamente ella conocía gracias a los días que acudía a la escuela, los días que padre decidía llevarla, los días que su hermano le permitía hacerlo…

La parálisis cerebral de Lucas junto a la pena de papá, los había dejado encerrado en aquella casa de campo durante toda su vida y ahora más que nunca, salir de allí se planteaba imposible…

Pero Liz era una luchadora, y había tomado la decisión de hacer feliz a su hermano, pese a todo y  de no solo cuidar de él, como le había encargado su padre sino de darle una mejor vida y para ello decidió mostrarle lo que había  más allá de las suyas, más allá de lo que ellos conocían y comenzó a dibujar para él las maravillas del mundo,  aquellas que, aunque no pudieran visitar,  sí había podido ver en fotos de los libros de la  escuela…y dibujó para Lucas las grandes montañas y los caudalosos ríos, la inmensidad del mar y el brillo de sus olas…dibujó a mamá tal y como la describía padre, le habló de ella, de una infancia soñada por ambos que aunque jamás tuvieron en vida, si la vivieron en sueños, en sueños dibujados por ella, en lienzos regalados por una  profesora que hizo de madre y amiga de Liz en aquella escuela de pueblo…una escuela a la que dejó de ir, tras la muerte de su padre…una escuela que un día representada por aquella noble maestra decidió visitarles…

Su maestra siempre le permitió dibujar, le facilitó materiales para que pudiera hacerlo aun cuando no fuera a la escuela y le enseñó las técnicas que le ayudaron a dar mayor capacidad a su don innato, pero jamás se atrevió a ir más allá. Nunca quiso mostrarse como algo más que una buena maestra y aunque, a gritos de silencio, su corazón le pidiera hacerlo, no llegó a visitar a Liz fuera de los horarios de la escuela… sabía que el amor que sentía hacia el padre de esta en ningún modo sería correspondido…

Pero ya él no estaba, ella ya no podría hacerle daño, ni a él, ni a sus hijos, ni a su propio corazón destrozado por amor, por lo que decidió ir a buscar a Liz y anduvo el camino del pueblo a la casa…

Y allí, no sólo encontró a la niña que tanto quería, también al hermano del que tantas veces había oído hablar, un ser lleno de posibilidades oculto tras la ingenua ignorancia de su enfermedad y junto a ellos, adornando cada rincón de la casa, decenas de obras de arte, verdaderas obras maestras realizadas por las manos de una niña prodigio que no podía mantenerse por más tiempo oculta en aquel lugar…

Fue así como aquella profesora, maravillada por los lienzos de Liz, decidió llevarla a ella ya su hermano lejos de allí, mostrar al mundo cada una de sus obras, convertirla en la artista que ya era y darle la posibilidad de hacer realidad los sueños que esos cuadros recogían…

Fue así como Liz pudo visitar junto a Lucas los lugares dibujados, disfrutar de las risas de su hermano al descubrir las maravillas que durante años sólo vieron en sus lienzos y sintieron como reales desde aquella casa de campo, descubriendo de este modo, que durante años y sin saberlo, lo único que había estado dibujando fueron TABLEROS DE VISIÓN, tableros de sueños…y Dios, el universo, en la aplicación de sus principios, en la búsqueda del equilibrio,  se vio obligado a hacerlos realidad…

...descubriendo de este modo, que durante años y sin saberlo, lo único que había estado dibujando fueron TABLEROS DE VISIÓN, tableros de sueños…

"GRACIAS, recuerda AHORA es tu momento,
PROGRÁMATE para el ÉXITO, comienza tu camino"

Al enviar el l formulario está aceptando nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad . Además de que utilizaremos sus datos para enviar información sobre la Trilogía del Éxito

Entradas recomendadas