Mucho más que momentos de lectura en tus clases

Salir de la zona de confort, el desafío

Imagina que vives encerrado en un recinto del que nadie jamás ha salido.

Tu vida es cómoda, sencilla y feliz. Tienes todas las necesidades básicas cubiertas ya que, la comunidad en la que vives comparte los recursos y, nada fuera de aquellas cuatro paredes podría ofrecerte algo mejor de lo que tienes.

Es tu zona de confort, segura y sin miedos.

Pero un día, uno de esos días en los que tienes permitido el descanso, el no hacer nada si así lo deseas, decides tumbarte plácidamente en un hermoso prado casi a las afueras del espacio donde se desarrolla tu vida.

Un espacio muy próximo a la valla que delimita tu zona segura.

Ves que una bellísima ave cruza el cielo y desaparece al otro lado de la valla…y justo en ese mismo momento, un sentimiento de opresión y falta de libertad se apodera de ti.

tTe comienzas a plantear qué habrá fuera de la zona segura, que habrá tras aquellas vallas que limitan tu libertad y la de todos los que compartís aquella comunidad.

Decides preguntar.

Sin embargo, tus preguntas no obtienen respuestas que sacien tus deseos de saber qué hay al otro lado, no te aseguran, de ninguna forma que aquello que desconoces realmente sea peor que lo que ya tienes.

Simplemente se plantea como innecesario ya que, ahí dónde tú estás, ya todo es perfecto, no necesitas nada más… ¿o sí?

Tu enfermedad, las metas…

Hasta que un día alguien te cuenta algo más….

lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

Te explica cómo él la superó, con gotas de olvido y conformismo, un jarabe que muchos allí dentro toman a escondidas.

Olvido de todos los sueños que lleguen a tu mente, de todas las dudas que tu situación te plantee.

El conformismo se encargará de sustituirlo por aquello que ya tienes, aquello que ya eres, allí en el lugar que siempre conociste, en el lugar del que nadie jamás te animó a salir.

Porque al otro lado, sólo existe el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida de todo lo que ya posees y que, para ti, al igual que para todos, debe ser más que suficiente…

La vida, felizmente infeliz.

Pero te niegas a medicarte. Decides que tú jamás llegarás a ser como aquel anciano que entre lágrimas te narraba su historia de olvido y conformismo.

No te importa que ya muchos te den de lado, que hablen de ti porque seas una amenaza y, aferrado a tu enfermedad, continúas tu búsqueda, continúas tus preguntas, buscando la forma de llegar al otro lado…

Aquel lugar al que nadie más quiere llegar o, jamás nadie llegó…

Tu cura, la ILUSIÓN.

Una mañana, una bella mujer que dice llamarse Ilusión, te lleva a una zona desconocida, lejos, muy lejos, dónde nunca estuviste, y te descubre su secreto, algo que muy pocos han llegado a conocer, pero que solucionará tu enfermedad para siempre y evitará que la comunidad siga contagiándose…

Te ofrece una salida hacia un nuevo camino.

“Detrás de esta puerta no sabemos lo que hay, sólo puedo decirte que nadie ha vuelto tras salir, que no sabemos nada de aquellos que antes, al igual que tú, afectado de Metas, un día decidieron ir a buscar algo más allá. Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

 Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

Ha llegado el momento de que la cruces ya que puedes contagiar a otros y desestabilizar el orden de la zona interior. Por el bien de la comunidad, te animo a que lo hagas”.

Y tras esto abrió la puerta, una simple puerta metálica disimulada en el muro delimitante y me animó a salir.

Justo entonces una bocanada de todo lo que me habían dicho que existía al otro lado, llega a ti y te deja paralizado…

Por primera vez sientes lo que realmente es el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida…

Continuará…

¿Qué crees que te espera? O ¿qué esperas encontrar? Estaré encantado de leer tu comentario 👇

El Crecimiento Personal y Profesional-Cristóbal Pérez

Salir de la zona de confort, el desafío

Imagina que vives encerrado en un recinto del que nadie jamás ha salido.

Tu vida es cómoda, sencilla y feliz. Tienes todas las necesidades básicas cubiertas ya que, la comunidad en la que vives comparte los recursos y, nada fuera de aquellas cuatro paredes podría ofrecerte algo mejor de lo que tienes.

Es tu zona de confort, segura y sin miedos.

Pero un día, uno de esos días en los que tienes permitido el descanso, el no hacer nada si así lo deseas, decides tumbarte plácidamente en un hermoso prado casi a las afueras del espacio donde se desarrolla tu vida.

Un espacio muy próximo a la valla que delimita tu zona segura.

Ves que una bellísima ave cruza el cielo y desaparece al otro lado de la valla…y justo en ese mismo momento, un sentimiento de opresión y falta de libertad se apodera de ti.

tTe comienzas a plantear qué habrá fuera de la zona segura, que habrá tras aquellas vallas que limitan tu libertad y la de todos los que compartís aquella comunidad.

Decides preguntar.

Sin embargo, tus preguntas no obtienen respuestas que sacien tus deseos de saber qué hay al otro lado, no te aseguran, de ninguna forma que aquello que desconoces realmente sea peor que lo que ya tienes.

Simplemente se plantea como innecesario ya que, ahí dónde tú estás, ya todo es perfecto, no necesitas nada más… ¿o sí?

Tu enfermedad, las metas…

Hasta que un día alguien te cuenta algo más….

lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

Te explica cómo él la superó, con gotas de olvido y conformismo, un jarabe que muchos allí dentro toman a escondidas.

Olvido de todos los sueños que lleguen a tu mente, de todas las dudas que tu situación te plantee.

El conformismo se encargará de sustituirlo por aquello que ya tienes, aquello que ya eres, allí en el lugar que siempre conociste, en el lugar del que nadie jamás te animó a salir.

Porque al otro lado, sólo existe el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida de todo lo que ya posees y que, para ti, al igual que para todos, debe ser más que suficiente…

La vida, felizmente infeliz.

Pero te niegas a medicarte. Decides que tú jamás llegarás a ser como aquel anciano que entre lágrimas te narraba su historia de olvido y conformismo.

No te importa que ya muchos te den de lado, que hablen de ti porque seas una amenaza y, aferrado a tu enfermedad, continúas tu búsqueda, continúas tus preguntas, buscando la forma de llegar al otro lado…

Aquel lugar al que nadie más quiere llegar o, jamás nadie llegó…

Tu cura, la ILUSIÓN.

Una mañana, una bella mujer que dice llamarse Ilusión, te lleva a una zona desconocida, lejos, muy lejos, dónde nunca estuviste, y te descubre su secreto, algo que muy pocos han llegado a conocer, pero que solucionará tu enfermedad para siempre y evitará que la comunidad siga contagiándose…

Te ofrece una salida hacia un nuevo camino.

“Detrás de esta puerta no sabemos lo que hay, sólo puedo decirte que nadie ha vuelto tras salir, que no sabemos nada de aquellos que antes, al igual que tú, afectado de Metas, un día decidieron ir a buscar algo más allá. Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

 Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

Ha llegado el momento de que la cruces ya que puedes contagiar a otros y desestabilizar el orden de la zona interior. Por el bien de la comunidad, te animo a que lo hagas”.

Y tras esto abrió la puerta, una simple puerta metálica disimulada en el muro delimitante y me animó a salir.

Justo entonces una bocanada de todo lo que me habían dicho que existía al otro lado, llega a ti y te deja paralizado…

Por primera vez sientes lo que realmente es el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida…

Continuará…

¿Qué crees que te espera? O ¿qué esperas encontrar? Estaré encantado de leer tu comentario 👇

Metas – tu mayor fuente de energía

Salir de la zona de confort, el desafío

Imagina que vives encerrado en un recinto del que nadie jamás ha salido.

Tu vida es cómoda, sencilla y feliz. Tienes todas las necesidades básicas cubiertas ya que, la comunidad en la que vives comparte los recursos y, nada fuera de aquellas cuatro paredes podría ofrecerte algo mejor de lo que tienes.

Es tu zona de confort, segura y sin miedos.

Pero un día, uno de esos días en los que tienes permitido el descanso, el no hacer nada si así lo deseas, decides tumbarte plácidamente en un hermoso prado casi a las afueras del espacio donde se desarrolla tu vida.

Un espacio muy próximo a la valla que delimita tu zona segura.

Ves que una bellísima ave cruza el cielo y desaparece al otro lado de la valla…y justo en ese mismo momento, un sentimiento de opresión y falta de libertad se apodera de ti.

tTe comienzas a plantear qué habrá fuera de la zona segura, que habrá tras aquellas vallas que limitan tu libertad y la de todos los que compartís aquella comunidad.

Decides preguntar.

Sin embargo, tus preguntas no obtienen respuestas que sacien tus deseos de saber qué hay al otro lado, no te aseguran, de ninguna forma que aquello que desconoces realmente sea peor que lo que ya tienes.

Simplemente se plantea como innecesario ya que, ahí dónde tú estás, ya todo es perfecto, no necesitas nada más… ¿o sí?

Tu enfermedad, las metas…

Hasta que un día alguien te cuenta algo más….

lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

Te explica cómo él la superó, con gotas de olvido y conformismo, un jarabe que muchos allí dentro toman a escondidas.

Olvido de todos los sueños que lleguen a tu mente, de todas las dudas que tu situación te plantee.

El conformismo se encargará de sustituirlo por aquello que ya tienes, aquello que ya eres, allí en el lugar que siempre conociste, en el lugar del que nadie jamás te animó a salir.

Porque al otro lado, sólo existe el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida de todo lo que ya posees y que, para ti, al igual que para todos, debe ser más que suficiente…

La vida, felizmente infeliz.

Pero te niegas a medicarte. Decides que tú jamás llegarás a ser como aquel anciano que entre lágrimas te narraba su historia de olvido y conformismo.

No te importa que ya muchos te den de lado, que hablen de ti porque seas una amenaza y, aferrado a tu enfermedad, continúas tu búsqueda, continúas tus preguntas, buscando la forma de llegar al otro lado…

Aquel lugar al que nadie más quiere llegar o, jamás nadie llegó…

Tu cura, la ILUSIÓN.

Una mañana, una bella mujer que dice llamarse Ilusión, te lleva a una zona desconocida, lejos, muy lejos, dónde nunca estuviste, y te descubre su secreto, algo que muy pocos han llegado a conocer, pero que solucionará tu enfermedad para siempre y evitará que la comunidad siga contagiándose…

Te ofrece una salida hacia un nuevo camino.

“Detrás de esta puerta no sabemos lo que hay, sólo puedo decirte que nadie ha vuelto tras salir, que no sabemos nada de aquellos que antes, al igual que tú, afectado de Metas, un día decidieron ir a buscar algo más allá. Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

 Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

Ha llegado el momento de que la cruces ya que puedes contagiar a otros y desestabilizar el orden de la zona interior. Por el bien de la comunidad, te animo a que lo hagas”.

Y tras esto abrió la puerta, una simple puerta metálica disimulada en el muro delimitante y me animó a salir.

Justo entonces una bocanada de todo lo que me habían dicho que existía al otro lado, llega a ti y te deja paralizado…

Por primera vez sientes lo que realmente es el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida…

Continuará…

¿Qué crees que te espera? O ¿qué esperas encontrar? Estaré encantado de leer tu comentario 👇

Metas – El desafío de salir de tu zona de confort

Salir de la zona de confort, el desafío

Imagina que vives encerrado en un recinto del que nadie jamás ha salido.

Tu vida es cómoda, sencilla y feliz. Tienes todas las necesidades básicas cubiertas ya que, la comunidad en la que vives comparte los recursos y, nada fuera de aquellas cuatro paredes podría ofrecerte algo mejor de lo que tienes.

Es tu zona de confort, segura y sin miedos.

Pero un día, uno de esos días en los que tienes permitido el descanso, el no hacer nada si así lo deseas, decides tumbarte plácidamente en un hermoso prado casi a las afueras del espacio donde se desarrolla tu vida.

Un espacio muy próximo a la valla que delimita tu zona segura.

Ves que una bellísima ave cruza el cielo y desaparece al otro lado de la valla…y justo en ese mismo momento, un sentimiento de opresión y falta de libertad se apodera de ti.

tTe comienzas a plantear qué habrá fuera de la zona segura, que habrá tras aquellas vallas que limitan tu libertad y la de todos los que compartís aquella comunidad.

Decides preguntar.

Sin embargo, tus preguntas no obtienen respuestas que sacien tus deseos de saber qué hay al otro lado, no te aseguran, de ninguna forma que aquello que desconoces realmente sea peor que lo que ya tienes.

Simplemente se plantea como innecesario ya que, ahí dónde tú estás, ya todo es perfecto, no necesitas nada más… ¿o sí?

Tu enfermedad, las metas…

Hasta que un día alguien te cuenta algo más….

lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

“…lo que te pasa es que tienes METAS, algo que sufrí en mi juventud, una enfermedad que puede acabar con tu vida si no logras quitártela de la cabeza…”

Te explica cómo él la superó, con gotas de olvido y conformismo, un jarabe que muchos allí dentro toman a escondidas.

Olvido de todos los sueños que lleguen a tu mente, de todas las dudas que tu situación te plantee.

El conformismo se encargará de sustituirlo por aquello que ya tienes, aquello que ya eres, allí en el lugar que siempre conociste, en el lugar del que nadie jamás te animó a salir.

Porque al otro lado, sólo existe el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida de todo lo que ya posees y que, para ti, al igual que para todos, debe ser más que suficiente…

La vida, felizmente infeliz.

Pero te niegas a medicarte. Decides que tú jamás llegarás a ser como aquel anciano que entre lágrimas te narraba su historia de olvido y conformismo.

No te importa que ya muchos te den de lado, que hablen de ti porque seas una amenaza y, aferrado a tu enfermedad, continúas tu búsqueda, continúas tus preguntas, buscando la forma de llegar al otro lado…

Aquel lugar al que nadie más quiere llegar o, jamás nadie llegó…

Tu cura, la ILUSIÓN.

Una mañana, una bella mujer que dice llamarse Ilusión, te lleva a una zona desconocida, lejos, muy lejos, dónde nunca estuviste, y te descubre su secreto, algo que muy pocos han llegado a conocer, pero que solucionará tu enfermedad para siempre y evitará que la comunidad siga contagiándose…

Te ofrece una salida hacia un nuevo camino.

“Detrás de esta puerta no sabemos lo que hay, sólo puedo decirte que nadie ha vuelto tras salir, que no sabemos nada de aquellos que antes, al igual que tú, afectado de Metas, un día decidieron ir a buscar algo más allá. Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

 Ella es la solución definitiva a tu enfermedad, para todos aquellos que, como tú, deciden no medicarse.

Ha llegado el momento de que la cruces ya que puedes contagiar a otros y desestabilizar el orden de la zona interior. Por el bien de la comunidad, te animo a que lo hagas”.

Y tras esto abrió la puerta, una simple puerta metálica disimulada en el muro delimitante y me animó a salir.

Justo entonces una bocanada de todo lo que me habían dicho que existía al otro lado, llega a ti y te deja paralizado…

Por primera vez sientes lo que realmente es el miedo, la escasez, la duda, la incertidumbre, la derrota y la perdida…

Continuará…

¿Qué crees que te espera? O ¿qué esperas encontrar? Estaré encantado de leer tu comentario 👇

ENFRÉNTATE A TUS MIEDOS

7 formas de mejorar tu vida…

Transformar tu vida, es posible.

 

En mayor o menor medidas todos tenemos aspiraciones de mejora, es nuestra naturaleza humana la que nos impulsa para que siempre estemos en un camino de búsqueda constante de mejora y perfección en nuestra vida, no obstante, no todo el mundo está dispuesto a caminar por este sendero de mejora continua y son muchos los que deciden parar en un momento determinado de sus vidas y desde ahí ver la vida pasar, sin mucho más de lo que ya logró, sin mucho más de lo que aún le queda por vivir… algunas personas deciden hacer esta parada a los 60 años otros a los 70… pero otros lo hicieron a los 30…otros incluso antes…yo, creo que no lo haré nunca…

Porque al igual que el agua cuando se estanca comienza a perder cualidades, el ser humano, cuando decide no avanzar en su vida, inicia un proceso de estancamiento que puede llevarle también a un estado de deterioro, al fin y al cabo, ¡no somos 80% agua!

Por esto te propongo 7 maneras de mejorar tu vida, de comenzar a fluir como el agua del arroyo, de desplegar tus alas y alcanzar la vida que deseas…la vida que viniste a vivir…

 

1.- Enfréntate a tus miedos

Sentir miedo es parte de nuestra naturaleza humana, está ahí para protegernos, pero también para indicarnos los límites. Sí, los límites de nuestra zona de confort. Cuando queremos salir de ella nuestro cerebro reptiliano, encargado de mantenernos con vida, nos llena de miedos porque recuerda que fuera de la cueva había peligros… tigres dientes de sables y todo tipo de animales luchando por la supervivencia al igual que tú…

pero tú sabes que no, que eso eran otros tiempos y que los peligros ahora son otros muy distintos, en muchas ocasiones, totalmente infundados, por eso, para superar tus miedos lo mejor es enfrentarlos, avanzar, salir de la cueva, dar el salto de valor que te muestra Ángel en La carta del éxito y una vez lo hagas descubrirás como el miedo desaparece, lo dejaste atrás y ya no existe… descubre que es como ese momento en el que enciendes la luz estando en una habitación a oscuras.

 

2.- Establece metas que te ilusionen.

El ser humano está “hecho” para alcanzar metas. Me habrás oído decirlo muchas veces, porque es así, fijaste como siempre estamos buscando objetivos, buscando algo con lo que ilusionarnos, ¿por qué crees que nos sentimos mejor los viernes que los domingos?, porque anticipamos nuestra meta, sabemos lo que vamos a alcanzar, por eso es tan importante que cada mañana al levantarnos tengamos objetivos, ilusión por alcanzar sueños, metas que nos llenen de entusiasmo, de energía… de ganas de vivir.

No esperes a mañana hoy coge un papel, un bolígrafo y escribe tus metas.

 

3.- Usa la perseverancia no te rindas.

Porque llegará el momento en el que sientas que una retirada es lo mejor, que una derrota es el indicador de que has perdido la batalla, que llegó el momento de tirar la toalla…pero es justo ahí, cuando lo más fácil sería rendirse y abandonar donde comienza el camino del éxito, donde comienzas a forjar tu victoria final. Porque no se trata vencer siempre, se trata de levantarte tras cada derrota y continuar con un fin en mente, continuar tu camino hacia el éxito.

Porque al igual que el agua cuando se estanca comienza a perder cualidades, el ser humano, cuando decide no avanzar en su vida, inicia un proceso de estancamiento que puede llevarle también a un estado de deterioro.

 

4.-Visualiza tu vida soñada.

Párate unos minutos, escucha una música relajada y visualiza aquello que te gustaría vivir como si ya fuese una realidad en tu vida….

 

Desde mi punto de vista la visualización no es más que cortocircuitar tu mente, haciendo ver a tu subconsciente que aquello que deseas alcanzar ya es una realidad para ti, de esta forma, tu mente activará mecanismos de búsqueda y  atracción para lograr que eso que has imaginado y que no llegó a demostrar que fuese verdad, se haga realidad en tu vida y de este modo, parar esa especie de cortocircuito que habías creado.

 

No es más, podría traerte algún estudio de la neurociencia relacionado con la plasticidad del cerebro que abala esto o incluso de cómo la física cuántica también refuerza esta teoría, pero al final, las conclusiones serían prácticamente las mismas, visualiza  tu vida soñada y estarás creando tu nueva realidad… no me creas, no pienses que es absurdo, mejor pruébalo y encuentra tu respuesta.

 

5.- Cree en ti.

No lo dudes, ya lo tienes todo para triunfar, para alcanzar lo que te propongas, ya todo está en ti. Solo tienes que salir a buscarlo y decidir que TÚ SI PUEDES.

Porque nada ha detenido jamás al ser humano que actuó con determinación. Con la perseverancia y la seguridad necesaria en ti mism@, nada ni nadie podrá detenerte.

Hoy decide creer en ti y observa los cambios que ocurren a tu alrededor.

 

6.- Invierte en ti…cuida tu templo, cuida tu mente.

No ha habido mejor momento en la historia para decidir invertir en uno mismo, en mejorar física y psicológicamente. Los tiempos que corren no nos animan a esperar a otra ocasión para mejorar en herramientas que te permitan lidiar con situaciones adversas, con imprevistos de la vida, más bien es justo ahora cuando más las necesitamos por esto no puedes seguir esperando, pero recuerda que cuando tú cambias, todo cambia a tu alrededor…

Y bueno eso de cuidar tu templo, de cuidarte físicamente, alimentación, actividad física…el mejor día para comenzar ¡hoy!, mañana ya llevarás un día perdido.

 

7.- Vive con propósito.

Y por último, el que puede determinar en mayor medida tu mejora de vida: alcanzar una vida con propósito. Porque vivir alineado con tu misión, con aquello que viniste a aportar al mundo es lo que mayor felicidad puede ofrecerte.

Encuentra tu propósito de vida y habrás encontrada la base de tu felicidad, siguiente paso llevarlo a tu día a día.

 

no se trata vencer siempre, se trata de levantarte tras cada derrota y continuar con un fin en mente, continuar tu camino hacia el éxito