A CORAZÓN ABIERTO

Hoy es jueves y como cada jueves me disponía a preparar un post con un vídeo…pero no he podido.
En su lugar, he decido hablaros con el corazón en la mano, o a corazón abierto tal y como hemos hecho hoy en clase…llevo más de veinte años ejerciendo como docente y desde más de diez en una de las etapas educativas más bonitas de nuestro sistema educativo, Formación Profesional Básica. Aquí tengo la suerte de trabajar con jóvenes de entre 15 y 19 años que durante uno época de su vida, se apartaron del sistema, o más bien el sistema se apartó de ellos, pero ahora se descubren ante una última oportunidad, donde la manera de trabajar del profesorado, cierta madurez adquirida por la edad y la proximidad a una posible incorporación al mundo laboral, les hace sentarse en clase y descubrir que si se lo proponen, ninguna meta es imposible…pero hoy no ha habido lengua, ni sociales, hoy no será uno de esos días en los que fueron al colegio y volvieron sin nada que contar, sin nada que recordar, hoy hemos trabajado una actividad que va a marcar un antes y un después para muchos, y para mí ha calado tan hondo, que no he podido más que contarla…
 
No es la primera vez que la hago, siempre ha dado buenos resultados pero como habitualmente sucede en esta hermosa profesión, siempre es distinta…Con el corazón en la mano, se llama la actividad de la que tanto he aprendido hoy, porque nuevamente, algunos de sus participantes comenzarán una nueva vida gracias a ella. En la sencillez de este taller reside su grandeza.
 
Todos los miembros del grupo se sientan en círculo con la única premisa de respetar lo que se diga y de hablar solo y exclusivamente cuando tengan el corazón en la mano, sí, un corazón de peluche o similar que simboliza su corazón y que va pasando de mano en mano, porque todo lo que se hable, todo lo que se exponga, se hará según esta única instrucción: debe ser aquello que te dicte tu corazón con respecto al grupo, a la convivencia y a lo que TÚ necesites expresar para llegar a una mejor unión de los miembros.
 
Esta actividad siempre la usamos para solucionar pequeños conflictos de convivencia en clase y para mostrar como con las palabras podemos llegar a una mejor comprensión del otro…y sobre todo, para comprender cómo, en lo más profundo de nuestro ser, TODOS, estamos hecho de lo mismo, de AMOR.
 
Y así ha sucedido hoy. En casi tres horas de actividad, finalmente como siempre, han descubierto que no merece la pena discutir, preocuparse por pequeños roces, diferencias o mal entendidos, porque realmente, cuando cada uno de nosotros abrimos nuestro corazón descubrimos que existen otras muchas heridas que sí vinieron para quedarse, que en sus pocos años de vida ya vivieron situaciones realmente difíciles y que no merece la pena perder el tiempo, ese que no tiene precio, que no vuelve y que ya empiezan a valorar, puesto que en el fondo, cuando se descubren ante los demás a corazón abierto, se dan cuenta de que todos somos UNO y que la mejor actitud, el mejor camino es el de la ayuda, el de las manos tendidas, el de cuenta conmigo para lo que haga falta, o el de siempre podrás contar con mi sonrisa…eso lo he vuelto a aprender hoy de mis alumnos, de estas 19 hermosas almas que hoy hablaron, lloraron, rieron y finalmente se abrazaron a corazón abierto, y recordaron a su profesor que la grandeza del ser humano jamás dejará de sorprenderle, GRACIAS CHICOS…no tenemos fotos, ni videos, de lo que hoy hemos vivido, pero tampoco hace falta, porque sé que para cada uno de nosotros, este día, ha quedado grabado en nuestro corazón para siempre.
 

Para comprender cómo, en lo más profundo de nuestro ser, TODOS, estamos hecho de lo mismo, de AMOR.

"GRACIAS, recuerda AHORA es tu momento,
PROGRÁMATE para el ÉXITO, comienza tu camino"

Suscríbete y recibirás todas las novedades de la web relacionadas con el crecimiento personal y el éxito en tu vida

Al enviar el l formulario está aceptando nuestro Aviso Legal y Política de Privacidad . Además de que utilizaremos sus datos para enviar información sobre la Trilogía del Éxito

Entradas recomendadas